Hechizo de venus para la belleza y el amor

Es fácil percibir que, además de ser una diosa poderosa, Venus está íntimamente ligada al amor y la pasión, así como también es portadora de una de las mayores bellezas entre los dioses. Por este motivo, la diosa es muy solicitada en momentos que necesitamos de invertir con la seducción y hacer la belleza radiante ante los ojos ajenos. Conozca, a continuación, un ritual de atracción y conquista bajo el auxilio de Venus.

¿QUÉ USTED VA A NECESITAR PARA ESTE RITUAL DE AMOR?
El mejor día para este ritual es el viernes y vamos a necesitar:

• 1 cristal de cuarzo rosa

• 1 taza con agua

• 1 rosa rosada

• 1 rosa roja

• 1 spray del amor

• su perfume

• 1 paño blanco

• 1 colador

• 1 frasco de vidrio con tapón

 

¿CÓMO HACER EL RITUAL DE VENUS?
El cristal de cuarzo rosa debe colocarse con mucho cuidado dentro de la copa con agua para entonces deshogar las dos rosas dentro de ella. Mientras desollas las rosas, dile tres veces “¡Qué Venus, la diosa del amor y de la pasión, trae calor y felicidad a mi corazón!”.

Después debe rociar tres veces el spray del amor dentro de la copa y juntar tres gotas de su perfume. Tape con un paño blanco y deje toda la noche cerca de la ventana. No hay que estar fuera de casa, sólo cerca de la ventana.

Al día siguiente, coge todo dentro del frasco y tampe bien. Coloca dos gotas de ese elixir detrás de las orejas todos los días, hasta que acabe por completo. Cuando termine todo el frasco del elixir, utilice también el spray del amor hasta el final. El cristal de cuarzo debe colocarse en la mesa de la cabecera.

 

DELICIE CON LA HISTORIA DE VENUS …
La trayectoria de su historia es agitada y con diversos amantes a lo largo de ella. La más icónica involucra su matrimonio con el Dios del fuego Vulcano, considerado el más feo entre los dioses; su matrimonio fue arreglado por su padre Júpiter a pedido de las diosas de la razón, de la pesca y del hogar – Minerva, Diana y Vesta respectivamente. La petición vino por esas diosas sentirse perjudicadas por la belleza de Venus. A la altura de su matrimonio con Vulcano, ella era apasionada por Marte, el Dios de la guerra y, incluso después del matrimonio continuó con el amante.

Tales encuentros secretos fueron descubiertos por Vulcano y Venus fue, inesperadamente abandonada por Marte, sobre el cual lanzó una maldición. De esa participación con Marte nació tal vez su hijo más conocido, el Cupido.